jueves, 6 de octubre de 2011

Regreso y Tarta de arroz con leche y canela

Hola a todos, de nuevo!!
Aprobé el examen que con tanto mimo me habia estado preparando, y para celebrarlo me tomé una semana de descanso en la playa, luego empezaron las clases... en fin, es por eso que he tenido el blog un tanto abandonado; y este finde he tenido la oportunidad y el tiempo necesarios para meterme en la cocina, y me hace una ilusión tremenda tener un nuevo postre para compartir!
Os presento esta deliciosa tarta de arroz con leche y canela, inspirada en 2 recetas concretas: La cocina de Lechuza, a quien le he pillado la receta de la tarta, (y que tiene unas recetas deliciosas, si no lo conoceis os invito a que le echeis un vistazo) y Estoy hecho un cocinillas, que me ha dado la genial idea de acompañar la tarta con sirope de canela! Es una sugerente forma de sustituir al tradicional arroz con leche, y sin duda alguna a los amantes de este rico postre les sosprenderá.



Ingredientes
  •  125 gr galletas María
  •  3 cucharadas de mantequilla
  • 150 g de arroz
  • 1 L de leche (más 100 mL para la gelatina)
  • 130 gr de azúcar (más 3 cucharadas de azúcar para la nata montada)
  • 1 piel de limón
  • 2 ramas de canela
  • 3 hojas de gelatina neutra
  • 200 mL de nata para montar
  • 2 claras de huevo

 Elaboración

Se hace una masa con las galletas trituradas y la mantequilla (y un chorrito de leche para que la masa no quede muy seca) y se cubre la base de un molde redondo para tartas. Se reserva en la nevera.

 Se pone a hervir 1 L de leche con la piel del limón y la canela en rama. Se añaden, cuando empiece a hervir, los 130 gr de azúcar, y a continuación, 150 gr de arroz, previamente lavado para eliminar el exceso de almidón.

Se remueve de vez en cuando y se deja cocer a fuego bajo una media hora o hasta que espese un poco.
Se quita la canela y la piel del limón y se deja enfriar.

Mientras tanto, se montan las claras, y a parte, la nata con las 3 cucharadas de azúcar. Se remojan las hojas de gelatina en agua durante 5 minutos y a continuación se escurren bien y se disuelven en 100 mL de leche caliente, que se añadirán a la mezcla de arroz tibia, junto con la nata montada y las claras a punto de nieve. Se mezcla con movimientos envolventes y despacio. Se coloca la mezcla en el recipiente que teníamos en la nevera y se vuelve a dejar unas 6 horas, para que adquiera consistencia.

Para el sirope, seguí las instrucciones del blog que os comenté antes, aunque cometí el error de echárselo a la tarta cuando estaba todavía un poco caliente (ayy, yo y mis prisas... jejeje), y se mezcló con esta, es por ello que tiene esa capa blanquecina en la parte superior que afea un poco su aspecto. Aún así el sabor a arroz con leche casero es inmejorable, sin olvidar que en realidad se trata de una tarta, no deja de ser una idea original.

 Tened buena semana (bueno, ya lo poquito que queda)!! Ya me contáis si os atrevéis con esta maravilla a ver que tal os fue! Os animo a hacerla, merece la pena probarla, es una buena forma de mimar a vuestro paladar!!

Dulces besos de canela,

domingo, 11 de septiembre de 2011

Tarta de frutas Buenos Días

Hoy os traigo una tarta muy rápida de hacer y que seguro que más de una ya la ha hecho muy parecida, porque no tiene apenas complicación! Mi examen se acerca y es cada vez menos el tiempo que me queda para estudiar, y como andaba desmotivada pensé en hacer un rico, y a la vez, sencillo postre que no me llevara mucho tiempo para subirme la moral. Ya sabéis, y si no os lo digo, que lo dulce cura todos los males derivados de la tristeza, la desilusión y los bajones de energía, y este os garantizo que os va a hacer sonreir con sólo mirarlo, su apariencia es tan dulce que ya por si sólo parece estar diciendo: cómeme que te curarás! jajaja

 Brevemente, os cuento que no tiene mucha ciencia: una base de bizcocho para tartas, una capa de crema de chocolate y avellanas, otra capa de bizcocho, otra capa de nata montada y para coronar, una tercera y última capa de bizcocho y mermelada al gusto (yo le puse de melocotón que era la que tenía por casa) con frutitas en almibar. Y para darle gusto al bizcocho usé el mismo almibar de las frutas para empapucharlo un poco.

El nombre de la tarta (sí, me gusta bautizar a las tartas jejeje) es tanto por lo completa que es como por la energía que te da, y no hay mejor forma de empezar el día que con energía! Aunque se puede tomar en cualquier momento del día eh?
Es de esos placeres que a todas horas te apetece así que... a vuestra elección lo dejo :)

 Reservaba esta base de tarta para ponerle una decoración más elaborada, con manga pastelera y algún toque original que hiciera de la tarta algo con más personalidad. Pero la sencillez no está reñida con una buena terminación, y decidí "pintar" el borde de la tarta con la misma nata del relleno, además de ponerle unas rosetas de nata.
Y como las palabras se las lleva el viento, aquí os dejo una imagen del interior para que vuestra imaginación y vuestro paladar se unan para crear sabores en vuestra mente :)


Gracias, como siempre, por el apoyo que me dais! Disfrutad con las vistas y seguid enamorándome de vuestras cocinas!!

Un beso enorme de guindas,

sábado, 3 de septiembre de 2011

Amantes del chocolate I

Hola gente dulce =)!!
¿Cómo va todo? Hoy os traigo una exquisita tarta mousse 3 Tentaciones que desde que vi hace unos días la tarta de Eva-cristal llevo queriendo hacer una para probarla! Pero debo advertiros que no he seguido su receta, me he guiado por un libro que tengo para los apasionados del chocolate y aunque he tenido algunas dificultades a la hora de elaborarlo, pues tuve que sustituir algunos ingredientes porque resultó que no tenía en casa, os diré que el resultado ha sido bastante satisfactorio.

Ingredientes
  • 3 huevos
  • 1 cucharadita de harina de maíz
  • 50 gr de azúcar
  • 300 mL de leche
  • 6 hojas de gelatina
  • 1 sobre de preparado tipo Chantilly Royal
  • 75 gr chocolate negro
  • 75 gr chocolate con leche
  • 75 gr chocolate blanco


Elaboración

Separar las yemas de las claras (separar a su vez, cada clara). Batir las yemas con el azúcar y la harina en un cuenco que se pueda poner al baño María. Por otro lado, se calienta la leche sin que llegue a hervir y se añade a la mezcla de las yemas, batiendo. A continuación ponemos el cuenco al baño María y se remueve hasta obtener una especie de crema no muy espesa.
Tras preparar las hojas de gelatina según las instrucciones del fabricante, las escurrimos y la añadimos a la crema. Se deja enfriar.

Se prepara el chantilly y se incorpora a la crema. Hay que dividirla en 3 partes, una para cada capa. Y ahora el proceso es el mismo para cada una: derretir chocolate (el que corresponda a la capa que se esté haciendo) añadirlo a una parte de la crema junto con una de las claras montadas a punto de nieve. Primero lo hacemos con el chocolate negro, y cuando tengamos la mezcla lista y homogénea se añade a un molde y se deja enfriar en la nevera, hasta que cuaje. Repetir el proceso con el chocolate con leche y añadir al molde, para volver a dejarlo en la nevera otro ratito, mientras se prepara la última capa de chocolate blanco.
Tras dejar enfriar en la nevera varias horas, me decanté por una decoración de chocolate rallado y algunas florituras de chocolate.Éstas las hice con chocolate derretido que rocié con ayuda de un tenedor sobre papel de aluminio (se desprende fácilmente), lo metí un ratito en la nevera para que se endureciera y poder colocarlo sobre la tarta.


Y este es el resultado... disfrutad de las vistas golosos!!


Y como siempre, os deseo lo mejor!

Un tierno beso para todos (hoy sin sabores, que no quiero que os empachéis, jijiji),



miércoles, 31 de agosto de 2011

Tortitas americanas

Hola de nuevo a tod@s! Últimamente tengo el blog un poco abandonado, no dispongo de mucho tiempo para enredarme en la cocina por cuestión de exámenes, y eso me entristece... pero estoy segura que pronto volveré con la ilusión que ahora mismo me tiene arrebatada el estrés universitario, jejeje
Hace un par de días tuve una visita muy golosa en casa, y para merendar decidí sorprenderle con las típicas tortitas americanas que hoy comparto con vosotros.
Es una receta fácil de encontrar a mi parecer, con ésta en concreto quedan fabulosas y muy conseguidas. Ahí os va para quién se anime a hacerlas!

Ingredientes
  • 200 g de harina tamizada
  • 1 cucharadita y 1/2 de las de moka de sal
  • 3 cucharaditas de las de moka de levadura
  • 1 cucharada sopera de azúcar
  • 1 cucharada sopera de aceite
  • 2 huevos
  • 1 vaso de los de agua de leche fría
Elaboración

Se baten los huevos y se mezclan con el aceite y la leche. Por otro lado, se mezcla la harina, la sal, el azúcar y la levadura, y se añade sobre la primera mezcla de huevos, aceite y leche, batiendo deprisa y poco tiempo. No importa que queden grumos puesto que desapareceran al hacer las tortitas.
Para facilitar el trabajo, coloca la mezcla en una jarra.

Se pone a calentar una sartén antiadherente y previamente engrasada a fuego bajo, y añadimos un poco de la mezcla; si añadimos mucha cantidad, las tortitas saldrán más grandes y será más difícil darles la vuelta, así que os recomiendo que las primeras que hagáis sean pequeñas, hasta que tengáis manejo para voltearlas.


Cuando empiezan a salir burbujas (alrededor de 2 o 3 minutos después) es cuando se le da la vuelta a la tortita.
Se van apilando en un plato conforme se van haciendo para que no pierdan el calor. Hay que intentar servirlas en seguida, acompañadas como se desee: caramelo líquido o sirope del sabor que se prefiera, nata o tambien se pueden tomar untadas con mantequilla y mermelada.

Hace ya varios años que vengo haciendo estas tortitas, pero hasta hace bien poco no logré hacerlas "bonitas", pues no tenía una espátula adecuada, era muy fina, y se me rompían al darles la vuelta, o se me pegaban por los bordes... un desastre vaya. Hasta que me hice con una espátula como ésta, que me facilitó enormemente la tarea a la hora de darles la vuelta a las tortitas, pues las coge casi enteras y hace que tengas mayor control. Esta espátula es la que uso desde entonces, os la muestro para que os hagáis una idea: 

Doy por hecho que la experiencia culinaria de much@s de vosotr@s hará que no os sea extrictamente necesario el uso de una herramienta específica y con gran maña y habilidad logréis darle la vuelta a estas "diablillas" sin que se os afeen jejeje Pero por si alguien no es tan habilidoso, este es el pequeño consejo que yo le puedo dar! Y por supuesto, una buena sartén, que esté lo menos dañada posible, para evitar que se peguen.

Seguro que os quedan riquísimas!

Un dulce beso de rico caramelo,

jueves, 25 de agosto de 2011

Pastelitos de chocolate blanco y albaricoque

¡Qué ilusión me hace poder compartir con vosotros una nueva entrada! ¿Os acordáis de las galletas de albaricoque? Pues como me sobraron un montón de orejones los he empleado para hacer un pastelito con ellos, y no sólo eso, sino que además lleva... chocolate blanco! Es el primero que hago sola y aún sin estar segura de estar haciendo las cosas bien, me siento muy contenta con el resultado! El horno y yo no somos muy amigos, casi siempre se me queman las cosas por la base o me paso con algún ingrediente y no sale todo lo bien que debiera, pero este en concreto ha quedado bien, tanto de aspecto como de sabor, y eso me anima porque siento que voy progresando poco a poco! Así que sin más, allá van los ingredientes para todo aquél que quiera embarcarse en la aventura de hacer este rico pastel!

Ingredientes
  • 125 g mantequilla
  • 175 chocolate blanco
  • 4 huevos
  • 125 g azúcar
  • 200 g harina tamizada
  • 1 cucharada de levadura en polvo (aproximadamente un sobre de Royal)
  • 100 g orejones de albaricoque troceados
  • sal
 Elaboración

Se funde la mantequilla con el chocolate blanco al baño María, sin dejar de remover con una cuchara de madera, hasta que la mezcla quede homogénea. Se deja entibiar.
A continuación, se añaden los huevos y el azúcar a la mezcla, batiendo hasta que vuelva a adquirir una consistencia homogénea. Añadir la harina, la levadura, los orejones picados y una pizca de sal, y volver a mezclar bien.

Se echa la pasta en un molde previamente engrasado y forrado con papel para horno. Se cuece en horno precalentado a 180 ºC durante unos 30 min. Aunque el centro del bizcocho no quede firme al tacto, al enfriarse cuajará. Se deja enfriar en el molde.
Cuando el pastel esté frío, se saca del molde y se corta en trozos, cuadrados o rectangulares, como se prefiera, para servir.


Bon appétit! =) Y un besote de este rico pastel para todos!